Newsletters/ Contencioso

El que Quiere Celeste, que le Cueste: El Divorcio, El Dinero y La Pensión Alimenticia

Es sabido que detrás de muchos divorcios hay consideraciones económicas de por medio -el dinero, ¿cuándo no?-. Por eso los juicios en materia de pensión alimenticia son moneda corriente en nuestros tribunales, especialmente cuando involucran la denominada “pensión congrua”:  es decir, aquella que permite a quien la recibe conservar en lo posible la posición que tenía durante el matrimonio.


En el caso que hoy nos ocupa, la ex-cónyuge había reclamado una pensión fundada en el "poderío económico" de su cónyuge, y en su desempeño permanente en tareas de ama de casa; desempeño éste que -según la reclamante- le habría impedido obtener un sustento propio mientras estuvo casada.      


El Tribunal de Apelaciones de Familia rechazó el planteo de la actora y le dio la razón a su ex-esposo.


El Tribunal fundó su fallo en tres aspectos que entendió decisivos. El primero: el matrimonio no había afectado en absoluto la actividad laboral o empresarial de la señora (actora en el juicio), sino que, por el contrario, la había potenciado (a partir del status económico de la familia de su ex-esposo). Segundo: la edad de la ex-cónyuge reclamante -37 años-, aún le permitía desarrollar su pleno potencial empresarial. Y tercero, la señora reclamante no había logrado demostrar que sus necesidades económicas no pudieran superarse a partir de su propio trabajo, sobre todo considerando su edad.   



Etiquetas
Newsletter

volver / ver más noticias

Subscribe and Receive all Our News