Newsletters/ Corporativo

Se Abrió la Caja de Pandora: La Identificación del Beneficiario Final y la AIN

El lector memorioso no olvidará la fecha: 30 de junio de 2018. En esa fecha venció el plazo para cumplir la obligación de comunicar el beneficiario final -persona física- al Banco Central del Uruguay (el “BCU”).
 
Para entonces no se tenía una clara idea de cómo el sistema habría de funcionar. Hoy ya tenemos una noción bastante más afinada: en las últimas semanas, la Auditoria Interna de la Nación (la “AIN”) ha promovido una ola masiva de inspecciones.
 
Esencialmente, la AIN procura determinar si las entidades obligadas -terminología tan en boga en estos días- cumplieron con su obligación de comunicar al BCU el beneficiario final (o en su caso, proporcionaron al BCU la información que pudiere haber correspondido).
 
En ese diálogo de ida y vuelta entre las empresas y la AIN, algunas dudas han comenzado a decantarse.  ¿Cuál es el alcance de las facultades de fiscalización de la AIN? ¿Qué derechos y obligaciones tienen los sujetos obligados ante una fiscalización de la AIN? ¿Qué medios de defensa tiene un sujeto obligado ante la pretensión de la AIN de aplicar una sanción? ¿Cómo interactúan la AIN y el BCU? ¿Intercambian información? ¿Qué tipo de información?
 
Cualquiera sea la respuesta a estas preguntas, hay una conclusión que parece abrirse camino: la confidencialidad de ciertas informaciones proporcionadas al BCU hoy, está en tela de juicio.
 
Sobre éste y otros temas ampliaremos en futuras entregas. Las circunstancias así lo imponen.

Etiquetas
Newsletter

volver / ver más noticias

Subscribe and Receive all Our News