Newsletters/ Laboral

Modificación al Régimen de Licencias Especiales: Se Amplía el Espectro

El pasado mes de Diciembre el Parlamento promulgó una ley por la cual se realizó una modificación al régimen de licencias especiales (“la Ley”). La Ley brinda a los empleados con hijos con discapacidad, el derecho a una licencia de 10 días al año -con goce de sueldo- para controles médicos de ese hijo. La solicitud de la licencia debe realizarse con un preaviso mínimo de 48 horas. La Ley prevé también una licencia especial para aquellos empleados que, aun sin ser padres, tengan a su cargo personas con discapacidad, o bien padezcan una enfermedad terminal. Para estos casos, la licencia es de 96 horas anuales. Esta última licencia podrá ser usufructuada en forma continua o discontinua; en cualquier caso, el empleador debe abonar únicamente 64 horas. La solicitud de ambas licencias deberá ser acompañada de los certificados y/o constancias médicas pertinentes. Ninguna de estas licencias generará derecho a salario vacacional.

Continúa Leyendo -

Los Caseros y El Cambio de Cerradura: ¿Justicia por Mano Propia o Despido Abusivo?

Es sabido que la indemnización por despido puede verse incrementada -hasta por tres veces- cuando el despido se considera abusivo. Es decir, cuando la intención, los motivos o la finalidad que inspiran el despido, tipifican un abuso (ilícito) del derecho del empleador a cesar unilateralmente la relación. Sucede que tradicionalmente la jurisprudencia laboral ha sido restrictiva a la hora de condenar al empleador al pago del despido abusivo, limitando esa condena a casos excepcionales. La sentencia que comentaremos se inscribe dentro de esas excepciones. La actora se desempeñaba como casera en un balneario costero del Este. Como es de estilo, y además de abonar el salario, el patrón le proporcionaba a la casera alojamiento en una pequeña vivienda ubicada al fondo de la casa principal. Un buen día el empleador decidió prescindir de los servicios de la casera. Por alguna razón -y aquí la singularidad del caso- el empleador procedió también a cambiar la cerradura de la casita del fondo donde la casera pernoctaba. Ni tonta ni perezosa, ésta entabló demanda laboral reclamando la indemnización especial correspondiente al despido abusivo. ¿Por qué? Por entender que el cambio de cerradura configuró un abuso en el derecho de despedir. El Tribunal del Trabajo le dio la razón a la empleada. El Tribunal sostuvo que, para el caso de los caseros, cuando el vínculo laboral finaliza, existe un procedimiento especial de desalojo previsto para tales supuestos. Vale decir: a criterio del Tribunal, aun cuando el empleador sea el propietario del inmueble, no está facultado para cambiar la cerradura para lograr la desocupación.

Continúa Leyendo -

Ley Sobre la Promoción del Trabajo para Personas Con Discapacidad

A fines del pasado año, el Parlamento uruguayo sancionó una ley de promoción del trabajo de personas con discapacidad ("la Ley"). La Ley promueve -y obliga- la contratación de personas con discapacidad en todo nuevo ingreso de personal en aquellas empresas de actividad privada que cuenten con 25 o más trabajadores permanentes en su planilla de trabajo de acuerdo al esquema que luce al pie. Entre otros, la Ley prevé: (i) exoneraciones graduales a los aportes jubilatorios patronales hasta el tercer año de la aplicación de la Ley; (ii) indemnización especial si el despido de una persona con discapacidad no obedeciera a una causa razonable relacionada con la conducta del trabajador o en las necesidades de la empresa; y (iii) derecho del trabajador a solicitar una licencia sin goce de sueldo de hasta tres meses anuales siempre que el motivo de esta solicitud estuviese directamente relacionado con su discapacidad.

Continúa Leyendo -

Mucho Ruido y Pocas Nueces: La Apelación en el Juicio Laboral

No basta con interponer un recurso de apelación para que éste se tenga por eficazmente interpuesto: el apelante debe fundar sus argumentos (contra la sentencia apelada) para que su escrito pueda ser considerado como un recurso de apelación y en su virtud el tribunal actuante pueda revisar la sentencia de primera instancia. Así lo estableció con meridiana claridad un reciente fallo de un Tribunal de Apelaciones del Trabajo (“el Tribunal”). El caso es bien simple. El empleador -perdidoso en primera instancia- había interpuesto recurso de apelación contra la sentencia que lo condenaba a pagar aguinaldo, salario vacacional y licencia. En lo esencial había alegado haber abonado los rubros reclamados -según constaba en las planillas aportadas (sin firma del trabajador)-, limitándose en lo demás a reiterar sus alegaciones de primera instancia. El Tribunal sostuvo que el apelante no dedujo una verdadera apelación mediante escrito fundado -tal como exige la ley-. En opinión del Tribunal, el apelante no tomó en cuenta los argumentos de la sentencia de primera instancia, sentencia ésta que el apelante ni siquiera intentó refutar o criticar de forma razonada. Precisamente, dado que el recurso presentado no se pronunció respecto de las consideraciones vertidas en la sentencia de primera instancia, el Tribunal concluyó que en rigor el apelante no había articulado sus agravios y en su mérito rechazó el recurso interpuesto por el empleador. En suma: el camino del menor esfuerzo no corre. No basta con la remisión a lo expresado en etapas anteriores del litigio, ni con la reiteración de argumentos ya expuestos en instancias previas: es necesario explicitar las razones que fundan el ataque a la sentencia apelada para que la apelación se tenga por tal.

Continúa Leyendo -

Buena Fe y Derecho Tributario (Una Aproximación a la Jurisprudencia del Tribunal de lo Contencioso Administra

El pasado 11 de diciembre se realizó la presentación de la obra “Buena Fe y Derecho Tributario (Una Aproximación a la Jurisprudencia del Tribunal de lo Contencioso Administrativo)” del Dr. Jonás Bergstein. La presentación estuvo a cargo de los profesores Dr. Alberto Faget y Dr. José Gomez Leiza. El acto tuvo lugar en el Auditorio de la Universidad ORT del Uruguay, de la mano de la Ley Uruguaya.”

Continúa Leyendo -

Cargar más

Suscríbase y Reciba Nuestro Newsletter