Newsletters/ Laboral

Juventud Divino Tesoro: Beneficios al Empleo Juvenil

El pasado 29 de marzo se reglamentó la ley de empleo juvenil. La norma  apunta a promover el empleo de jóvenes, a través de un subsidio del Estado (que se haría cargo de un porcentaje del salario del joven empleado).

Califican para este subsidio aquellas empresas que, entre otros, estén al día en el cumplimiento de sus obligaciones para ante el BPS, la DGI y el Ministerio del Trabajo, y no registren despidos en los 90 días previos a la contratación.

En lo grueso, el beneficio aplica a las empresas que empleen jóvenes entre 15 y 29 años. 

El subsidio estatal se sitúa en porcentajes que van del 15% al 80% del salario del joven, dependiendo de la edad y del género de éste. 

Por fin, el sistema distingue diversos esquemas de contratación laboral (a cada uno de los cuales corresponde un subsidio estatal diferenciado): así, se distingue según se trate o no de la primera experiencia laboral, según trate de una "practica formativa" remunerada  o no remunerada, etc. 

Continúa Leyendo -

Quien Paga Mal, Paga Dos Veces: La Prueba en el Proceso Laboral

Alguien dijo alguna vez que los juicios se ganan o se pierden en la prueba: no basta con tener razón, hay que probar que se tiene razón. Si el empleado demanda un rubro laboral pretendidamente impago (llámese salario, llámese licencia, etc.), la carga de probar que el rubro ha sido pago la tiene el empleador. Es éste quien debe probar que efectivamente pagó. El caso que hoy transcribimos ilustra el punto con toda claridad. Un empleado despedido demandó a su ex-empleador por salarios impagos. Para refutar la demanda y demostrar que los salarios habían sido efectivamente abonados, la empresa empleadora -demandada en el juicio- presentó recibos en formato comercial y planillas liquidatorias. El Tribunal rechazó la defensa, le dio la razón al empleado y en su virtud condenó a la empresa al pago de los rubros laborales reclamados. En opinión del Tribunal, tocaba al empleador presentar, lisa y llanamente, los recibos de pago expedidos en forma: esto es, con los rubros laborales desglosados junto con los respectivos importes y debidamente firmados. Según el Tribunal, los recibos debidamente otorgados constituyen el único medio probatorio idóneo a través del cual el empleador puede demostrar la extinción de la obligación de pagar el salario. El Tribunal concluyó su sentencia con la frase del título: “Quien paga mal, paga dos veces”.

Continúa Leyendo -

Modificación al Régimen de Licencias Especiales: Se Amplía el Espectro

El pasado mes de Diciembre el Parlamento promulgó una ley por la cual se realizó una modificación al régimen de licencias especiales (“la Ley”). La Ley brinda a los empleados con hijos con discapacidad, el derecho a una licencia de 10 días al año -con goce de sueldo- para controles médicos de ese hijo. La solicitud de la licencia debe realizarse con un preaviso mínimo de 48 horas. La Ley prevé también una licencia especial para aquellos empleados que, aun sin ser padres, tengan a su cargo personas con discapacidad, o bien padezcan una enfermedad terminal. Para estos casos, la licencia es de 96 horas anuales. Esta última licencia podrá ser usufructuada en forma continua o discontinua; en cualquier caso, el empleador debe abonar únicamente 64 horas. La solicitud de ambas licencias deberá ser acompañada de los certificados y/o constancias médicas pertinentes. Ninguna de estas licencias generará derecho a salario vacacional.

Continúa Leyendo -

Cargar más

Suscríbase y Reciba Nuestro Newsletter